Siete consejos prácticos de alimentación para deportistas

Escrito por Nutricion Fitness el . Posteado en NOTICIAS

Cuando practicamos ejercicio, nuestro organismo quema hidratos de carbono y grasas para poder producir la energía que requiere el esfuerzo. También suda para regular la temperatura corporal, ya que de otro modo subiría al producir energía y no se mantendría estable. Ambos procedimientos –la sudoración y la quema de hidratos y grasas- provocan que el organismo pierda nutrientes, un hecho que desequilibra nuestro cuerpo.
Un desequilibrio nutricional puede causar dolor muscular, fatiga o más hambre después de practicar deporte. Es por eso que una adecuada dieta tras el ejercicio resulta tan importante: con ella se deben recuperar y equilibrar todos los nutrientes perdidos. Ahora bien, es importante diferenciar el tipo de ejercicio físico que realizamos ya que, según cuál sea, deberemos reponer unos nutrientes u otros.
  • El ejercicio aeróbico engloba las actividades de media o larga duración, como correr, caminar, nadar, remar o practicar ciclismo.
  • En cambio, el anaeróbico comprende actividades de fuerza, de corta duración e intensidad más alta, como las pesas, los saltos, el baloncesto o la gimnasia artística.

En todos los deportes se practican ambos tipos de ejercicios, aunque siempre predomina uno de ellos. Y en todos los deportes hay un gasto de energía….

¿Pero qué comer para reponerla?

  1. Al terminar el ejercicio, conviene comer un pequeño snack para evitar llegar a las comidas principales con un hambre exagerada. Una buena opción puede ser una rebanada de pan integral con queso fresco o pavo, frutos secos, barritas de cereales integrales o fruta fresca con yogur descremado.
  2. Evitar los alimentos con elevado contenido de grasa y azúcar, como las papas fritas o los pateles, que a menudo apetecen después de una jornada de deporte. Además de una sensación de pesadez si se consumen, pueden anular parte del trabajo realizado durante la práctica de ejercicio.
  3. Para las comidas principales, no deben faltar los cereales integrales, como arroz integral, pasta o menestras, y la proteína, como el huevo o la carne magra (pollo, pavo o pescado).
  4. Para relajar los músculos después del ejercicio, es esencial el consumo de alimentos ricos en potasio, como la fruta (sobre todo, los plátanos y naranjas) y las verduras. Si a pesar de ello se nota sensación de cansancio extremo, es aconsejable tomar un complemento vitamínico que ayudará a reponerse con más facilidad.
  5. Se debe evitar el consumo de grasa, ya que también retrasa la digestión de las proteínas y, por tanto, la recuperación de los músculos.
  6. Si se practica deporte por la tarde, una buena cena sería una ensalada de pollo o atún con hortalizas crudas y una tostada integral o un sándwich integral de pavo con queso fresco.
  7. Si se practica deporte por la mañana, una buena comida sería un plato de fideos, menestras o arroz con pescado, pollo y verduras al vapor o a la plancha.

Hacer deporte, ya seas un deportista amateur o profesional, lleva a tu organismo a mantener un equilibrio muy inestable entre la energía que gastas y los nutrientes que recibes. Si no hay una dieta equilibrada para reponer las fuerzas perdidas durante la actividad física, es fácil que se produzca una descompensación. Por ello, es imprescindible una dieta correcta en cuanto a cantidad y calidad, tanto antes como después del ejercicio.Si deseas saber exactamente que cantidades debes consumir en tu dieta diaria considerando tu actividad física, puedes buscar ayuda de una nutricionista especilizada en deporte quién determinará las calorías gastadas durante tu rutina y adapatará el plan nutricional según tu edad, peso, talla y composición corporal.

 

 

Eliana Quevedo
Nutricionista

Consultas: citas@elianaquevedo.com
Telf: 7220341 – 4715103

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario