Por qué se aumenta de peso al hacer ejercicio

Escrito por Nutricion Fitness el . Posteado en NOTICIAS

El ejercicio es un elemento fundamental para el mantenimiento de la salud ya que, además de ayudar a quemar calorías, reduce la grasa corporal, mejora la fuerza de los músculos, contribuye al mantenimiento de los huesos y presenta efectos positivos sobre el sistema cardiovascular. Sin embargo en algunos casos puede sorprender el hecho de que al realizar ejercicio en vez de bajar de peso, éste aumente.

A la hora de llevar a cabo un plan de pérdida de peso conviene combinar dieta y ejercicio. De este modo es más fácil eliminar los kilos de más. Sin embargo, conviene saber que personas con sobrepeso, es decir, aquellas que no tienen un exceso de peso muy elevado y que por tanto no entrarían en rangos de obesidad, pueden sorprenderse al observar cómo su peso aumenta a pesar de llevar una dieta adecuada y realizar ejercicio.

Este incremento de peso se debe a que la actividad física contribuye a la formación de masa muscular. El músculo pesa más que la grasa por lo que el peso de la persona aumenta. Sin embargo este dato no es negativo ya que el ejercicio además de disminuir la grasa y aumentar la masa muscular, ayuda a reducir volumen y a moldear la figura, por lo que los resultados son muy gratificantes aunque no se vean del todo reflejados en la báscula.

La dieta: Pilar fundamental

A la hora de perder peso el ejercicio es importante, pero su función es la de complementar la dieta. Si se realiza ejercicio pero no se cuida la alimentación, los objetivos de reducción de peso no se van a conseguir o se darán más lentamente.

Es importante llevar a cabo una dieta individualizada elaborada por un nutricionista, aunque de modo general se pueden dar las siguientes recomendaciones:

– Limitar la presencia de alimentos ricos en grasa. Se recomiendan por tanto los lácteos descremados, las carnes menos grasas como aves (pollo, pavo, pavita), lomo de res y solomillo de cerdo. También se aconseja limitar salsas elaboradas con aceites, mayonesa o crema de leche, los quesos grasos, así como las frituras y los productos de pastelería.

– Conviene aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra como verduras y hortalizas, legumbres o menestras, frutas y cereales integrales, ya que poseen un alto poder saciante.- Vigilar la presencia de alimentos ricos en carbohidratos simples y no abusar de ellos. Algunos de estos alimentos son el azúcar, la miel, la mermelada, los zumos y bebidas azucaradas en general, las golosinas, el chocolate…

– Resulta útil fraccionar la alimentación en varias tomas al día para evitar picar entre horas, ya que de este modo el estómago tiene la sensación de que nunca está vacío.

– Evitar alimentos con un alto contenido en calorías pero con un aporte insignificante de nutrientes como por ejemplo snacks, refrescos, bebidas alcohólicas…

– Cocinar más a menudo con técnicas que no añadan grasa al alimento como horno, plancha, cocción, al vapor, salteados con poco aceite o incluso guisos y estofados con alimentos poco grasos y con cantidades limitadas de aceite.

Si tu objetivo es bajar de peso es necesario realizar ejercicio físico de forma habitual, con constancia, y acompañarlo además de una dieta personalizada y equilibrada que contribuya a la pérdida de peso y al mantenimiento de la salud. Busca ayuda profesional, un nutricionista deportivo puede elaborarte una dieta acorde con las necesidades de tu organismo para lograr tu objetivo.

Eliana Quevedo
Nutricionista

Consultas: citas@elianaquevedo.com
Telf: 7220341 – 4715103
 

 

 

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario