Entrenamiento de la Fuerza y Cuidados en Edad Escolar

Escrito por Nutricion Fitness el . Posteado en NOTICIAS

( Etapas Sensibles y Periodos Críticos)

 Lic. Yuri Solano – Dr. Raúl Huamán

De acuerdo a los principios Auxológicos y tomando en cuenta La teoría de las “Fases sensibles de los componentes del rendimiento infantil” propuesta por R. Winter (1980) y D. Martin en 1981 y 1982 para estimulación de los capacidades físicas condicionales y resultantes (cuadro 1),

nos muestra las etapas en donde se debería estimular las diversas capacidades físicas pues nuestro cuerpo tiene una predisposición muy alta hacia la asimilación y posterior adaptación a los ejercicios que impliquen las diversas capacidades.

Con respecto a los trabajos de fuerza (Cuadro 2) hay que en tener presente la niveles crecimiento y maduración de los niños y adolescentes, por ello  U.S. Department of Health and Human Services brindan recomendaciones en su 2008 Physical Activity Guidelines for Americans pág 15-16 en donde  se refieren a los trabajos de fortalecimiento de los músculos con sobre cargas en forma  lúdica o estructurada tales como levantar pesas ligeras o trabajar con bandas elásticas que generen cierto grado de resistencia, tener presente los trabajos de fuerza a nivel de los huesos y articulaciones, en donde los niños y los adolescentes deben cumplir con las directrices de hacer la actividad que sea apropiada para su edad. Sus patrones naturales de movimiento difieren de las de los adultos. Por ejemplo, los niños son naturalmente activos de manera intermitente, en especial cuando realizan juegos activos no estructurado. Durante el recreo y en su juego libre y juegos, los niños utilizan las actividades básicas  aeróbicas y de fortalecimiento óseo, tales como correr, saltar, brincar y saltar, para desarrollar patrones de movimiento y habilidades. Se alternan breves períodos de moderada e intensa actividad con breves períodos de descanso. Cualquier episodio de actividad física moderada o vigorosa intensidad, aunque sea breve, cuenta para las Directrices.

Los efectos del entrenamiento de fuerza (Manual de teoría y práctica del acondicionamiento físico, Editado CV Ciencias del deporte, Madrid 2003), nos hace referencia Generelo y Tierz (1994) que la hipertrofia muscular implica el desarrollo del volumen muscular, lo cual es desaconsejable en el acondicionamiento físico escolar, pues se logra con grandes pesos o velocidad de ejecución baja; por otro lado  un correcto trabajo de fuerza mejora la excitabilidad y la velocidad de la conducción nerviosa lo cual desencadena en mejora de la coordinación; elevación del tono (muscular), mayor dominio corporal; ayuda a mantener posturas correctas frente a defectos como hombros caídos en jóvenes o las escoliosis causadas por sentarse mal en el pupitre.

Mejora del metabolismo muscular: aumentan las reservas energéticas del músculo.

Evolución de la fuerza  por edad cronológica de acuerdo a un cuadro de Fucci y Benigni (1988) en donde muestra cómo se va ganando la fuerza y fuerza resistencia a lo largo del crecimiento infanto-juvenil (cuadro 3), por otro lado tenemos la revisión de Dario F Cappa, publicación realizada en sobreentrenamiento, que nos manifiesta los entrenamientos de la fuerza en niños, en donde menciona la propuesta de la Sociedad Ortopedica Americana  para Medicina del Deporte en función a los entrenamiento de los niños, donde propone la utilización de cargas que no superen el 80% de 1RM aproximadamente, con el objetivo de incrementar los niveles de aptitud física, manteniendo un margen de seguridad en cuanto a la salud.

El trabajo de investigación de Dvorkin (1982) aporta un concepto muy importante para los entrenadores  de las categorías juveniles, ya que analiza los efectos de la aplicación de diferentes intensidades, durante la década de vida. El estudio duro 6 meses y se analizaron los aumentos que se producían en el arranque y en la sentadilla como consecuencia de entrenar solo a expensas de un grupo de intensidades específicos.

En el grupo de 13 a 14 años los mejores resultados se encontraron con la intensidad del 80% de 1RM, tanto para un ejercicio muy potente (arranque) como para un ejercicio lento que se adapta a la Ley de Hill (sentadilla). También podemos observar que en estas edades se obtiene una mayor ganancia de fuerza cuando se aplica un entrenamiento con el 50% al 65% en comparación  con la aplicación  de intensidades mucho más altas (80% o 90%).

En el grupo de 15 a 16 años, la tendencia de mayor ganancia se sigue observando cuando se aplican cargas del 80% en ambos tipos de ejercicios, aunque en la sentadilla la intensidad de 90% se acerca bastante a los logros obtenidos con el 80%, y en el arranque casi igual a la intensidad del 50% a 65%.

En cuanto al grupo de edades de 17 a 20 años existe para ambos ejercicios una tendencia  de que la intensidad  del 80%  sea todavía la que logra mejores resultados. De todos modos, la diferencia con el 90% es muy pequeña, comparada con las edades anteriormente. Solo se observan una leve tendencia no muy clara  en la sentadilla, donde la intensidad del 50% al 65% no tiene notables resultados en los primeros dos meses de entrenamiento, aunque luego disminuye notablemente su influencia. Este resultado no es igual obtenido en el arranque, ya que si bien estas intensidades contribuyen a la ganancia de fuerza, el aumento no están vertiginoso.

Por otro lado según Dimitrov (1993), la edad de inicio de los pesistas búlgaros disminuyo 2 años por década en los últimos 20 años. La edad de inicio de los niños es de 10 a 12 años, pero  cabe aclarar que los mismos son sometidos a 31 test físicos, 28 test médicos y 30 test pedagógicos.

Conclusión

ü  Respetar los principios auxológicos del ser humano, en donde el crecimiento y maduración deben ser observados y analizados minuciosamente por los especialistas de la salud, pues están en periodos de formación deportiva lo cual debe generar deportistas de nivel alto a futuro.

ü  Las edades oportunas para realizar trabajos estructurados o sistematizados como es el entrenamiento debe realizarse con estimulaciones, de acuerdo a los resultados de la evaluación de crecimiento y maduración, entendamos que la capacidad física de fuerza está presente en todo momento de nuestra vida como tal, pero para situaciones especificas de entrenamiento debemos trabajar con estimulaciones con cargas bajas (50%-65% de 1RM) y lo que debe ser más importante que el peso es la técnica de ejecución.

ü  Evaluar físicamente con una batería de test a los infanto juveniles con el objetivo de individualizar las cargas de entrenamiento y aprovechar la máxima asimilación del entrenamiento.

ü  Cada capacidad física tiene que ser estimulada a través del ejercicio en un momento oportuno teniendo de acuerdo a su estadio de maduración y crecimiento, no guiándonos por el cansancio o fatiga provocada por el ejercicio como algo óptimo sobre trabajo físico.

 

www.ergofit.pe

informes@ergofit.pe

 

 

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario